INVESTIGACIONES

    El verdadero doble rueda detrás del complot contra Maduro

    Un narco colombiano, que está en silla de ruedas, que fue capturado y liberado a comienzos de mayo en La Guajira, sería el hombre quien presuntamente apoyó el complot para derrocar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

    Originalmente, Maduro identificó a Elkin López, jefe de la Oficina Caribe, quien también es conocido como Doble Rueda o La Silla.

    El 7 de mayo, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una alocución televisiva develó que sus servicios de inteligencia habían desarticulado un plan para derrocarlo. En su intervención, anunció que habían capturado un grupo de 60 hombres encabezados por un mercenario estadounidense, que habían desembarcado en dos botes en las costas de Venezuela. El plan era secuestrarlo para entregarlo a Estados Unidos. 

    Dentro de las varias revelaciones que hizo Maduro, declaró que el asalto había sido planeado desde Colombia, donde este grupo se había entrenado en el desierto de La Guajira, apoyados por miembros de la oposición, la DEA y un grupo de narcos colombianos, entre los que se encontraba uno al que se conocía con el alias de La Silla o Doble Rueda. Según Maduro este mafioso presuntamente habría sido una de las personas que apoyó el operativo desde Riohacha. 

    Maduro y su séquito se aventuraron a desvelar la identidad de este mafioso. Según la inteligencia venezolana se trataba de Elkin López, un capo que manejaba la llamada Oficina Caribe, un grupo de matones que se encarga de cobrar deudas entre narcos y que tiene sede en Santa Marta, Magdalena, en el norte de Colombia. 

    Lo curioso es que López se entregó a las autoridades colombianas el 12 de diciembre de 2019 y se puso a disposición de la DEA. Hoy está en prisión domiciliaria en Barranquilla, protegido por un grupo de operaciones especiales del Ejército a la espera de ser llevado a Estados Unidos.

    El complot contra Maduro también tuvo otros antecedentes. El 25 de marzo de este año, en otro operativo de las autoridades colombianas cerca del municipio de Ciénaga, Magdalena, no muy lejos de la frontera venezolana, en un retén policial detuvieron un vehículo en el que encontraron un arsenal con 26 fusiles de asalto sin marca ni serie, calibre 556, de fabricación americana, AR-15, y abundante munición.  

    Después de esta incautación, un exmilitar rebelde venezolano, el general retirado Cliver Alcalá aseguró a diferentes medios de comunicación que el arsenal era suyo y que sería usado para derrocar a Maduro. Las armas tenían como destino unos campamentos en La Guajira. Entonces se empezó a fortalecer la hipótesis que se estaba usando el desierto fronterizo para entrenar a mercenarios para entrar a Venezuela.

    Alcalá, quien está casado con la sobrina del detenido jefe del cartel de La Guajira Hermágonas ‘El Gordito’ González, vivía desde 2017 en la ciudad caribeña de Barranquilla, donde se entregó a efectivos de la DEA, que aterrizaron en plena cuarentena en el aeropuerto Ernesto Cortissoz de esa ciudad y se lo llevaron a Estados Unidos. 

    González, que estuvo vinculado a paramilitares en Colombia, está preso en Venezuela desde 2008 y según diferentes investigaciones era un eslabón clave entre Alcalá y el Cartel de los Soles.

    Pero ¿Qué tenía que ver Elkin López con el supuesto plan para derrocar a Maduro? ¿Cómo se conectaban los colombianos en este plan? 

    Maduro y su gente se equivocaron en el señalamiento. La Silla o Doble Rueda que estaría al frente de un complot en su contra no sería el colombiano López. En varias entrevistas, periodistas de medios colombianos le cuestionaron esta hipótesis a funcionarios del gobierno venezolano, en parte porque López está preso desde diciembre del año pasado. 

    Fuentes de la región cuestionan que este mafioso tuviera interés en Venezuela y la capacidad para disponer de hombres y terrenos en la Alta Guajira para entrenar a mercenarios.  

    Entonces un hecho que se ha mantenido en secreto puede develar este misterio. 

    Cinco días antes de que Maduro destapara el complot, el 2 de mayo, en un operativo sin mayor afanes, un grupo de la policía Judicial de la Fiscalía y el Ejército interceptó una camioneta 4x4 en el municipio de Uribia, en la Alta Guajira. Allí detuvieron a cuatro personas, a las que les incautaron una pistola Colt 45 y 39 celulares.

    Entre los detenidos estaba Enrique Antonio Ramírez Palmar, conocido con el alias de La Rueda, La Silla o Kiko Palmar, un mafioso de la etnia wayúu en silla de ruedas a quien las autoridades de Colombia y Venezuela consideran el jefe de la banda La 80, un tenebroso grupo delincuencial que controla la trocha del mismo nombre, que es usada para traficar drogas y personas entre los dos países. 

    Con 'La Rueda' fueron detenidos la exconcejal de Maicao por Cambio Radical, Laura Marcela Ramírez Cantillo; y el capitán desertor del Ejército de Venezuela, Jimmy José Montesinos Olivar, además de un sicario al que se conoce con el alias de El Enano. Dos fuentes de la Fiscalía confirmaron que todos fueron liberados porque un juez promiscuo municipal de Maicao decretó que las capturas fueron ilegales.

    El hombre de aspecto desaliñado, que fue fotografiado custodiado por un agente de la policía y por un militar en su silla de ruedas, descalzo y la mirada gacha, sería según fuentes de inteligencia la verdadera persona que ha estado detrás del complot para derrocar al gobierno de Maduro y no Elkin Javier López, con quien comparte su condición de discapacidad y alias en el bajo mundo.

    Para una fuente de la Fiscalía, que estuvo al frente del seguimiento de este narco, el mercenario norteamericano que cayó en Venezuela aseguró que quien los había apoyado en era el Doble Rueda que estaba en la Alta Guajira. Mientras que el otro narco estaba preso en Barranquilla.  Esto puede ser el origen de la confusión.

    Ramírez Palmar es primo de Yoel Palmar Vergel, otro mafioso también wayúu con cédula venezolana y a quien se le conoce en el mundo del hampa como El Jugador por su afición al póker, con quien delinquía en la organización conocida como el Cartel del Malecón, que tiene su sede de operaciones en el estado de Zulia, en Venezuela. 

    Palmar Vergel fue detenido por las autoridades colombianas el 12 de diciembre de 2017 en el aeropuerto El Dorado, por una circular de la Interpol, acusado de liderar esta organización que traficaba drogas desde Colombia, usando Venezuela y República Dominicana, donde este capo poseía inversiones en finca raíz y el casino Malecón Palace, en Santo Domingo, según reportaron varios medios dominicanos al momento de su captura.

    Según reportó el gobierno venezolano, el Cartel del Malecón empezó a desmoronarse cuando se le cayó un cargamento de 140 kilos de cocaína en el aeropuerto de Las Américas de Santo Domingo. 

    Según reportó el gobierno venezolano, Palmar participó en el complot, junto con Doble Rueda, de quien dijo que estaba libre. Fuentes de la Corte Suprema de Justicia de Colombia confirmaron que Palmar fue extraditado a Venezuela el 11 de diciembre de 2018.